ASÍ ES QUERIDA JULIETA

Tenemos 24 y 29 años, y nos conocimos estudiando fotografía, creemos que fue el destino que ya estaría escrito que nos teníamos que encontrar, llego sin avisar nos vimos y BOOM surgió.

Creemos que lo que más nos unió fue lo diferente que podemos llegar a ser, uno es más tranquilo, el otro necesita estar rodeado de gente, a uno el desorden le da tranquilidad, lo que a la otra persona le crea un sufrimiento, a uno le gusta lo dulce y al otro lo salado, y así una larga lista infinita de cosas en la que somos totalmente opuestos.

Hemos fotografiado casi de todo pero sin duda lo que nos llenó fue la fotografía de boda, y por eso decidimos centrarnos 100% a las bodas, sería difícil de explicar un porque, pero esa emoción que te da el ser parte de uno de los días más importantes de una persona es impresionante, también el trato con las parejas, somos bastante cercanos, nos gusta ver varias veces a las parejas, queremos crear un círculo más cercano, que cuando llegue el día de la boda haya una gran conexión, y pasar de ser fotógrafos a, alguien más cercano.

Nos gusta pasear por la playa, sentir el agua en nuestros pies, gracias a dios la tenemos muy cerquita, y cada vez que necesitamos una fuente de inspiración acudimos a ella. Esa inspiración la encontramos, caminando por su orilla o sentado en una de sus dunas.

 

Otra de las cosas que nos llena de felicidad es pasar tiempo con nuestros amigos, aquellos que tienen más bien el papel de ser parte de nuestra familia, son nuestros confidentes, locos igual que nosotros por eso conectamos tan bien.

Nos encanta perdernos por cualquier pueblo o ciudad, descubrir cada uno de sus rincones relacionarnos con su gente y probar todos sus bares, escuchar buena música.

También nos gusta inspirarnos viendo miles y miles de pelis con un buen bol de palomitas.

Pero si hablamos de robarnos el corazón quién lo hizo fue una pequeña que hace 3 años nos trajo la mayor de la felicidad.

Con una personalidad arrolladora que cualquiera dice lo contrario, pero a la vez tan dulce que no puede parar de comerte a besos. A partes iguales de tímida como dicharachera porque en cuanto te conoce y está un ratito contigo ya no te suelta. Traviesa como su padre e inquieta, no para nunca siempre está tramando la siguiente travesura. Alegre, divertida y un poco refunfuñona.

A merecido la pena vivir toda la vida solo por haberla conocido sin duda lo mejor que nos ha pasado en la vida.

¡Gracias por todo!